Yoga para embarazadas

Normalmente, las mujeres tienen miedo o les inquieta realizar Yoga durante el embarazo. Sin embargo, una práctica adecuada de Yoga para embarazadas, como la que aquí presentamos, con âsanas sencillas de realizar y que se pueden practicar sin riesgo, proporcionará un mejor estado de salud durante esta etapa de la vida y ayudará al parto, así como después del mismo. 

Este Yoga está diseñado para mantener sana a la madre encinta, a fin de que pueda evitar las habituales señales de alarma como vómitos, náuseas matutinas, estreñimiento, hinchazón, dolor de cabeza y demás, facilitando la digestión, la circulación y la respiración, además de aportar otros beneficios durante todo el transcurso del embarazo. Las posturas son escogidas cuidadosamente, asegurando al feto el máximo espacio en el útero para que se pueda mover y crecer sin problemas. También pensando en un parto natural y fácil. Por ejemplo, en la preparación para dar a luz, es fundamental que se alarguen y relajen los músculos y la piel del piso de la pelvis y flexibilicen las articulaciones de ésta. 

La vida moderna, sobre todo en ambientes urbanos, nos impide usar todo nuestro potencial en términos de energía y movimiento. Como resultado, los músculos inutilizados pueden quedar rígidos y las articulaciones perder su capacidad de movimiento. El yoga es una forma ideal de ejercicio durante el período de embarazo, ya que potencia la relajación, la flexibilidad y la fuerza de forma suave y sin agotarnos. 

La práctica te prepara para ser madre y ayuda a concentrarte en tu embarazo de una forma de forma más profunda, aportándote el espacio y el tiempo que necesitas para integrar el proceso de cambio que está teniendo lugar y adaptar gradualmente tus prioridades y tu estilo de vida. Cuando estás embarazada, tu cuerpo se vuelve más inteligente y responde muy bien a la transformación. Las mejoras pueden ocurrir de forma más rápida que en ningún otro momento de tu vida. Es el momento idóneo para concederte algo más de atención y mejorar tu salud, vitalidad y forma de vida. 

Cuando practicas Yoga, tu bebé también se beneficia. Durante todo el embarazo, tu bebé y tú estáis íntimamente conectados en una interacción a todos los niveles que durará toda la vida. Al igual que esta práctica hace que conectes más con tu cuerpo y con tu mente, también despierta tu conciencia del ser que llevas dentro y hace que ese lazo sea más profundo. Al sentirte más en armonía contigo misma y las fuerzas naturales de tu entorno, tu cuerpo y tu alma se nutrirán de su energía vital y se la transmitirás a tu bebé. 

Miguel Angel García Díaz